Skip navigation

Tag Archives: Español

Escribo ahora.
Río de palabras,
juego de manos,
danza de sombras.
Escribo sobre un jardin
que me da sus rosas.
Canciones solas,
olas de humo,
llevo mis manos
a sostener el mundo.
Escribo con la lengua del perro,
del piso, del tiempo.
Escribo sin decir una sola cosa.
Escribo porque soy terco.
Ah! Cigarro de agua,
luna derretida en mi cama:
No se vayan nunca,
aquí no hacen falta.
-Dios sabe que miento,
por eso me dio un alma-
Andaré sediento,
porque hay agua en abundancia,
y ahora estoy entregado
a escribir, y a ser nada.
Simple vida, vieja y cansada,
toca el timbre entre tus piernas
y abre tu juventud amada.
Yo río porque soy un idiota,
y la sonrisa, nadie me la arrebata.
Yo vivo porque tengo tiempo
para no gastarlo en nada,
y moriré, en una hora,
o tal vez mañana,
como todas estas palabras.

Te quiero con las manos
y con esto que escribo ahora,
insulso, inútil, inocuo.
Te quiero para no quererte
en días, en horas que parezcan
fantasmas despiertos.
Te quiero alegóricamente,
pero sin cortejos.
Cuando las calles se llenen
y los curiosos saquen
sus ojos como lenguas,
nos verán entonces entregados
desconocidamente,
en sombras pasaderas.
Niégame el beso que me das
cuando no te das cuenta,
abre tu cuerpo a mi mano,
a mi boca, como lo haces
cuando despiertas.
Escóndete en mi,
para que todos te vean
y me dejes mentirles
con palabras ciertas.
Vamos a querernos toda la vida,
que para eso, aún nos queda

El poeta puede vivir del amor,
del odio, del encanto.
Escribe y tiende su soledad como
una mano al necesitado.
El poeta es loco y desenfadado,
como un niño que guarda el tesoro
que aún no ha encontrado,
y es celoso de los viejos,
amante desesperado,
es un hijo con padres,
como miembros amputados,
y con el cigarro quemándole más
que el beso no robado.
El poeta parece ciego,
pero sólo es un hipocondriaco.
Está desnudo del corazón,
y pobre de la cabeza hacia abajo,
pero tiene todo lo que todo el mundo
siempre ha deseado:
La certeza de dejarse a sí mismo
al azar, al placer y al encanto.
Yo te veo, poeta; y creo que
nunca has cambiado.