Skip navigation

Monthly Archives: May 2015

Corazón de medianoche,
la enfermedad te preserva
y serás longevo como la piedra
más antigua sobre la tierra.
Fortuna tan inútil de tu espera.
Quiero decir que te vi como
si no te conociera,
como si de las últimas,
esta fuese por fin, la vez primera.
Quiero decir mil cosas de ti,
a quien no me las crea.
A mi mismo, de ti,
me creo imagen nueva,
que me vuelva el sueño
a los ojos, y a la espera,
para venderle a mi alma el Diablo,
para que Dios reze por mis penas,
y yo me sienta más tonto, y todo el mundo crezca.

De tus manos me quedan marcas
en todas las horas perpetuas
y en todos los cuerpos mi boca
dibuja tu silueta.

Hueco de mi costilla,
me dueles, me matas todos los días para verme nacer en mil letras.

Advertisements