Skip navigation

Monthly Archives: November 2014

Solo. Me quedaré solo.
Amo mi soledad perpetua,
misterio intocable,
cuentas del rosario de la vida.
Amo ser distinto,
una materia obscura, flotante.
Dios es mi cigarro, mi pulmón quebrado.
Dios es a veces el mismo Diablo.
Extraño que extraña,
corazón interrumpido y apagado
entre las velas sobre camas.
Siendo lo que soy, odio lo que no he sido:
Poeta. Loco. Adivino.
Escribir es cosa fácil,
como andar sin pies el camino.
Y qué importa que no sepa,
otros saben y han perecido,
otros van y yo he venido.
Solo, con cenizas y residuos,
con el tiempo apenas resumido:
No me meto en problemas,
solo he vivido.

A mi sangre. Que la he cargado,
y regado y regalado,
que la he también vendido
a veces a Dios, a veces al Diablo.
A esta herencia de iras
y de no vernos en años,
a esta cansada espalda
de tantos rencores extraños
A todo esto que somos,
estando cerca, lejanos,
le dedico el poema
que escribo ahora, sin manos.
A ustedes, mis dolores,
mis huesos, mis hermanos.