Skip navigation

Monthly Archives: September 2014

Extraño. Ajeno: a estos días estériles,
inútiles, de largo azueto.
Me hago falta de madrugada
con las canciones y humos viejos.
Yo era apenas un sueño
que tenían unos ojos despiertos,
y yo también soñaba, pero ciego.

Y del amor, y del dinero.
Y de tantas hojas de tantos cuentos,
ya no sé, ya no creo.
Héme aquí, vacío, teniendo.
El corazón late en su encierro
como una caja sin muerto,
y todas las pieles en todos los tiempos
se erizan a esta hora del desierto.
Donde vengas con tu viento,
con tu lluvia de inciensos,
me iré a sangrar los recuerdos,
los odios, los insomnios, los ecos.

Ahora, muerte de todos los días,
pan sin hambriento:
Soy de quien quiera llevarme
cerca, pero lejos.

Advertisements