Skip navigation

Monthly Archives: June 2014

A esta hora
se derrumba el cielo.
Las letras caen
como pájaros muertos,
y tú ahí, tendida,
como una flor en celo.
No esperes mucho de mi,
hace tiempo que creo,
hace tiempo que crecí
como mis entrañas: Adentro.

Advertisements

Con la pluma callada,
callada como las paredes,
y mi piel, y mi cama.
Todo se queda en el encierro
de tantas palabras regaladas.
Yo digo que hoy una mujer
besará de boca falsa.
Yo digo que ayer,
recuerdo que mañana.

Y entre tanto juego de voces,
tantas cosas, tanta calma,
revienta el cielo contra la tierra
y la noche se va por la ventana.

Poeta: Hambre de bocas mansas,
ve directo a la luz de afuera,
como lo hacen las moscas
en tu casa.

Aún me debes, tiempo,
un puñado de años desiertos.
Por qué anhelo acabarme de mi,
todo el aliento?
Yo no creo en nada
que sea cierto.

Aún me debo a mi mismo
algunos días, para ver el espejo
y decirme cosas que no entiendo,
reírme de lo que no pasa
y, ser! vivir!: caminar como los ciegos.

Me seduce, pero no me convence
la idea de ser igual,
pero diferente,
eso de vender la libertad
al precio de la gente.

Quiero, pero no quiero.
La vida me ofrece agua
como si nunca hubiera estado sediento,
la muerte me sigue siempre de cerca,
pero siempre de lejos.

Gracias! He decir, por ver
todo lo que yo no veo.
Nada, nadie es todo,
suficiente para lo que siento.
Que se me abran las puertas,
las del día y del sosiego,
que se desmorone mi cráneo
para largar mi cruz al infierno.

Gracias! Digo ahora, por no creer
en mi, como yo no creo.
Gracias, Luna, Gato de ojo ciego,
gracias a todos ustedes:

Los que no leen esto.