Skip navigation

Monthly Archives: April 2014

Read More »

Debes aprender a andar por la noche,
ligero, con el corazón agudo y la vista cerrada.
Olas obscuras apagan el sueño y voces
necias del silencio agitan tus párpados.
Debes aprender a ir por la carne como una mosca,
de un sitio suave a un hueco profundo,
preciso, lento y a la espera del palpitar.

El tiempo no cura, no enseña, no perdona.
Habrá que gastar no sólo el cuerpo, 
también la sangre, también la necesidad.
En el pozo durmiente del asombro
hay resignación y duelo. Llanto tibio,
lágrimas prolongadas, dolor puro,
dolor en miel, colecta de huesos que se gastan.

Hay que aprender a hablar con las mil bocas del cuerpo.