Skip navigation

Monthly Archives: November 2013

Te voy a decidir con la cabeza.
Mañana, quizás, con el corazón.
De lo que quede de esto, que sirva, que venga.

No necesito mis culpas,
ni al espíritu, ni al Dios que a veces
me tapa la boca.
Necesito irme a la muerte
un día, o dos, una vida.

Necesito salirme de mi por un rato
y andar como el aire entre la gente.
Necesito un poco de lo que
ya nadie me tiene:
Una noche, unos brazos, par de labios,
un pozo de tu cuerpo para entrar y salir
y enterrarme hasta que te canses.

Yo escribo, y digo, y cargo conmigo.
Duermo pensando, con la cabeza
atorada entre los sueños del amor y del odio,
entre las risas, entre tus edades.

El amor me quedó regado como agua,
tirado en alguna parte como basura,
perpetrado, gastado como un zapato.
El amor se me quedó en alguna parte,
en algún cuerpo de mi, que no soy yo.

Advertisements