Skip navigation

Monthly Archives: June 2011

Te desnudas como el eco

que muere al giro del aire frío.

Tus ojos de lluvia

me miran como a un desconocido.

Te me entregas como una sombra,

como una ola,como un ciego.

Y muerdes y ríes,

gimes de frío.

Y yo te amo,burdo,

con un amor de niño.

Tu cuerpo como manantial

busca mis manos,

tus pechos como hogaza de pan

se ofrecen a mis labios.

Tu amor como furia del mar

se me mete al cuerpo

y me deja marcados tus rasgos.

Y respiras hondamente

y gimes de miedo.

Te busco en mi sangre,

te encuentro en el cielo.

Hoy mujer,vete.

Quiero extrañarte y llorar sal de mis heridas,

quiero recordarte y escupir sangre,

sudarte,comerte,beberte.

Quiero amarte de lejos,

quiero tenerte en mis celos.

Hoy mujer,vete.

Cuando regresemos a esta tumba

ya nos sobrará el tiempo.

Con sangre en mis manos

me persigno con tu nombre,

con el mantra que es tu nombre.

Soy como esclavo de tu nombre,

como el ciego de tu mano.

Soy como la sombra de la luz

que nunca enciendes.

Como la saliva del beso que te roban.

Y te quiero más entre más te odio,.

te amo más entre más me muero.

Cómo te quiero mujer,

a espaldas de mis celos!

Con sangre en mis manos

te bebo de la copa

te rezo,te bendigo,

me desquito y beso tu retrato.

Cómo te amo,mujer

entre mis sábanas,

entre mi frio.

No me dejes.

 

No puedo dormir

si no es en la almohada de tus muslos,

sobre las cama de tu tiempo, bajo la sábana de tu beso.

No concilio el sueño sin el vacío que me deja tu cuerpo.

Porque el amor más grande se duerme contigo,

te jala los pies y te quema los labios.

No puedo dormirme

si no te tengo a mi lado.

Porque hace calor

y el ventilador no es suficiente,

necesito el sutil soplo de tu húmedo vientre.

Jardín de amapolas, manantial de sales,

en mi cama estás sola y en mi cuerpo no hay aire.

No duermo,mujer

me estoy haciendo viejo,

te tomo sin beberte y otros calores buscan tu cuerpo.

No duermo,no quiero,

casi llorando,casi muerto

me quedo en tu pecho y sudo como perro!

Ah,qué dulce es el amor

cuando se duerme entre tus piernas,

qué tibio es tu sexo cuando me lo das

como pan al hambriento.

Qué eternos somos!

Qué dicha la nuestra!

Duérmeme mujer, tiéndeme en tus manos,

arrúllame en la cuna de tus pies que beso.

Tápame y cuéntame un cuento,

porque como hombre llego,

como fantasma me voy

y como niño me quedo.

Firefox Download Button

Poco a poco,amor
nos morimos el uno en el otro.
Cuando nos asfixia el beso robado,
cuando la sangre nos brota del cuello.

Nos morimos en mi cama,
en tu cuerpo,en la brizna del aire
y en la furia del fuego.
Nos matamos,amor,con un amor lento.

Con una espada de aire
que corta el corazón terco,
con una bala de salva
que explota a través del espejo.

Nos morimos con espera de agua
y calma de tiempo.
Absortos,mirando nada,
contando cuentos.

Me entierran en tu seno
de arena blanda,
en tu pecho de hosco encierro.
Me comen tus gusanos,amor
el palpitar de tu tibio beso.

Me rezas muda,
me guardas luto discreto.
Encerrada en tu cielo
abres tus ojos quebrados,
y tu llanto sin sollozos
y tu dolor sin quebranto
te matan poco a poco
sumida en el rincón de tu encanto.

Nos morimos,mujer.
En tu cama,en mi cuerpo.
En la brasa del Sol,
a la orilla del viento.

Y resucitamos al poco tiempo.